Translate

lunes, 8 de febrero de 2016

Síndrome de Down y Deficiencia Auditiva.

Hola si eres una mamá como yo, buscando información sobre Síndrome de Down y Deficiencia Auditiva, te habrás encontrado las mismas trabas que yo.

Gracias al protocolo médico (ver protocolo médico en nuestra página en Facebook) para bebé con Síndrome de Down que tiene el Hospital Nacional de Niños de Costa Rica, a Daniel se le practicaron, una serie de exámenes en su primer año de vida, de hecho lo vio un equipo multidisciplinario. Así fue que el equipo de Otorrinolaringología determinó la necesidad de realizar una audiometría en la cuál pudieron determinar que efectivamente Daniel tiene una deficiencia auditiva. Aunque no lo parezca.



Detectar que tú hijo tenga o no esta deficiencia no es algo que puedas hacer tú misma, o sin ayuda profesional.

No obstante, si el niño (a) no reacciona a estímulos sonoros como un trueno, fuegos artificiales, el sonido de la aspiradora o de la licuadora (sonidos que por lo general asustan a cualquier bebé) debes considerar la posibilidad de que tu hijo no esté escuchando bien, de uno o ambos oídos.

Hay muchas razones para que una persona tenga deficiencia auditiva, de hecho nuestra capacidad auditiva disminuirá con los años a consecuencia de la vejez. Sin embargo, en el caso de nuestro hijo, tanto el Síndrome de Down como el Paladar Hendido pueden ser la causa de su afección.

En palabras más coloquiales, y si entendí bien la explicación de la especialista, el problema de Dani gracias a Dios no está en el tímpano, pero sí en los conductos auditivos externos, hasta la membrana timpánica, dichos conductos, en el caso de Daniel son muy estrechos, más de lo que deberían. Es una condición común en personas con paladar hendido, un tipo de deformidad en los conductos. Hay casos en los que esa deformidad si afecta el oído interno.

El Síndrome de Down, como pueden leer más adelante también puede originar éste tipo de deficiencia auditiva.



Cuando operamos a Daniel del paladar y lo cerraron, aprovecharon de limpiar los conductos auditivos que se encontraban llenos de fluidos y le estaban ocasionando una Otitis que Gracias a Dios fue atendida a tiempo. 

Hace dos años le colocaron tumbos timpánicos, con la intensión de ensanchar esos conductos y permitir la entrada del sonido mediante la membrana. Estos tubos suelen ser absorbidos por el organismo o desechados naturalmente.

Lamentablemente, en la última consulta, los resultados de la audiometría no fueron los esperados, ambos conductos están obstruidos en especial el derecho. 

De hecho, Dani no voltea si lo llamas desde ese ángulo y en un tono de vos regular, debes subir el tono para que reaccione y es por el oído izquierdo que escucha más.

Por lo que decidieron repetir la intervención y colocar ahora unos tubos de Anderson, de un material más resistente para ver si logran anchar con éstos, esos conductos tan estrechos y mejorar así su audición.

Me disculpan, que no sepa explicarles más detalles sobre los tubos de Anderson, cuando busqué en la red salieron varios tipos de tubos, y muy poca información relacionada. Quizás en otros idiomas existan más datos pero a continuación les adjunté los sitios visitados y algunos conceptos extraídos de esas páginas.

Si tienes la sospecha de que tu hijo (a) con Síndrome de Down no escucha bien, si tú hijo recibe estimulación e inclusive terapia de lenguaje y no ves resultados, puedes solicitar un chequeo con un especialista, un médico otorrino preferiblemente. El especialista les dirá si es necesario practicar una audiometría o no.
Daniel dando gracias usando lenguaje de señas.
 Aún así ya aprendió a decir ACIAS, o sea GRACIAS a pesar de sus limitaciones.
Les recordamos que pueden seguirnos en Facebook.com/creciendocondani y en otras redes sociales: @crececondani en Twitter o ccondani en Printerest. O utiliza #creciendocondani para encontrar más de nuestras publicaciones.
Esperamos que nuestros artículos les sirvan de ayuda.

A continuación:

En los links que encontrarán a continuación hallarán más información al respecto. Espero que sea de su utilidad.  

Medlineplus PROBLEMAS DE AUDICIÓN EN NIÑOS

PROBLEMAS DE SALUD EN NIÑOS.


Algunos conceptos médicos sobre Deficiencia auditiva, Síndrome de Down y Paladar Hendido.

Síndrome de Down
El síndrome de Down (también conocido como trisomía 21 o trisomía G) es un trastorno cromosómico provocado por un cromosoma 21 de más. Las personas que padecen síndrome de Down tienen características dismórficas comunes tales como pliegue epicántrico, macroglosia y pliegue palmar transversal, y tienen un mayor riesgo de defectos cardíacos, trastornos orgánicos e hipoacusia. Las infecciones crónicas del oído, como la otitis media con derrame (OME), son las causas más comunes de hipoacusia en los niños con síndrome de Down. Las malformaciones del sistema auditivo y los problemas de transmisión neural también pueden provocar hipoacusia. La discapacidad auditiva en los pacientes con síndrome de Down normalmente es conductiva8, aunque también se dan hipoacusias neurosensoriales o mixtas9. El grado de hipoacusia en niños con síndrome de Down varía, pero incluso los casos más leves pueden tener graves consecuencias en su percepción del habla, su adquisición del lenguaje, su rendimiento escolar y su interacción social10.
Paladar hendido y/o labio leporino
Las hendiduras orofaciales tienen lugar cuando el labio o el paladar (el techo de la boca) no se unen completamente durante el embarazo5. Un labio leporino puede variar en el tamaño, desde una pequeña muesca en el borde del labio hasta una abertura que se extiende hasta la nariz o las encías. La severidad de un paladar hendido también varía desde un defecto en el paladar blando (atrás en la garganta), hasta una hendidura completa que alcanza el paladar duro (el techo de la boca). Un niño puede nacer con paladar hendido, labio leporino o ambos. Ambos trastornos pueden tratarse efectivamente mediante cirugía, especialmente si se lleva a cabo en los primeros 12-18 meses de vida del niño5. Muchos niños con paladar hendido tienen también problemas en su trompa de Eustaquio, lo que provoca la acumulación de líquido en el oído medio y posiblemente una hipoacusia. Por esta razón, se debe comprobar periódicamente la audición de los niños con paladar hendido, y quizá deba realizarse un drenaje de los oídos con tubos pequeños de ecualización de presión6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si desea hacer una consulta, comentario o sugerir algún tema escríbanos aquí.